Ética, anticorrupción y cumplimiento, fue el tema de la capacitación presentada por FlexCompliance Corporation para los funcionarios de la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos no Financieros del Ministerio de Economía y Finanzas, con el  propósito de actualizar los conocimientos de los funcionarios en los temas importantes  que desarrollan como reguladores de los sujetos obligados,  para la prevención del blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva.

Le correspondió al señor Lucio Humberto Mora, expositor y especialista internacional en temas de prevención y cumplimiento, enfatizar sobre la importancia que reviste el tema de la ética como parte integral del ser humano y el impacto que tiene tanto en la empresa privada como en las instituciones públicas.

Según la información proporcionada por el señor Mora, el Banco Mundial  en el Informe Antisoborno (2016) reconoce que en la última década se ha movido un trillón de dólares que fueron utilizados para sobornos, con graves consecuencias para la sociedad, pues el costo social de este delito impacta la calidad de vida, vulnera el estado de derecho, aumenta la pobreza y erosiona la confianza pública. Por su parte, la OCDE reconoce que se han pagado más de un billón de dólares en sobornos cada año, con resultados catastróficos para los países.

El expositor presentó  el estándar global ISO 37001: Sistema de Gestión de Lucha contra el Soborno,  explicando los aspectos generales de esta norma internacional e incluyendo, además,  el valor agregado que adquiere para una empresa o entidad la implementación del sistema de gestión contra el soborno para el cumplimiento de sus objetivos y la utilización del mismo como una herramienta para la transparencia de la gestión, así como la relevancia de la certificación correspondiente.

Destacó que Panamá es un claro ejemplo de un país cumplidor de las disposiciones internacionales en materia de lavado de activos, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva, y la implementación del  ISO 37001 constituye una buena práctica que posicionaría una vez más a Panamá como practicante de los más altos estándares internacionales en materia de anticorrupción.

Autor: webadmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *